Lema


Si tú menosprecias la pintura, sola imitadora de todas las obras visibles de la naturaleza, de cierto que desprecias una sutil invención que, con filosofía y sutil especulación, considera las cualidades todas de las formas: Mares, parajes, plantas, animales, árboles, y flores que de sombra y luz se ciñen. Esta es sin duda, ciencia y legitima hija de la naturaleza, que la parió, o por decirlo de buen ley, su nieta, pues todas las cosas visibles han sido paridas por la naturaleza y de ella nació la pintura. Con que habremos de llamarla cabalmente nieta de la naturaleza y tenerla entre divina parentela.


Quien reprueba la pintura, la naturaleza reprueba, porque las obras del pintor representan las obras de esa misma naturaleza y, por ello, tal censor carece de sentimientos.

LEONARDO DA VINCI Tratado de Pintura.

swash"

viernes, 25 de noviembre de 2011

Perspectiva Para Artistas



Soy consciente de que el contenido de este libro es peligroso.
Porque creo que puede perjudicar la formación artística de un buen aficionado. Sí, el peligro reside en que ese buen aficionado -puede que usted mismo- se obsesione con la perspectiva y no sea capaz de pintar  sin dibujar antes, con regla, escuadra, cartabón y el juego de compases, la situación y la conver-gencia exacta de las líneas que fugan a los puntos de fuga y la línea de horizonte. Sería terrible, entonces, que detrás de la pers-pectiva olvidará la interpre-tación, el color y, sobre todo, la pincelada suelta, la espontaneidad, el pintar alla prima, al primer golpe, con ese frescor de primera intención... ¡Que admite incluso defectos, errores de perspectiva o de lo que sea con tal de que el cuadro sea único, genial!
A propósito de pintar así, incluyendo errores, Van Gogh le decía en una de sus cartas a su hermano Theo:

«Dile a Serret que a mí me desesperaría que mis figuras fueran correctas, dile que no las quiero académicamente correctas (...) dile que mi anhelo es aprender hacer tales inexactitudes, tales anomalías, tales cambios en la realidad, para que salgan,  ¡pues claro!... mentiras, si se quiere, pero más  erdaderas que la verdad literal!.»

Y de ahí mi insistencia, a lo largo del presente libro, para que el lector -usted- dibuje la perspectiva de cubos, círculos, cilindros, mosaicos y edificios A OJO, a sentimiento, a mano alzada, como recomendaba Leonardo Da Vinci, que animaba a los artistas a «aprender a dibujar escorzos y perspectivas a ojo», o como dejó escrito Miguel Ángel, cuando afirmaba que:

«el ojo tiene tanta práctica que, a simple vista, sin más ángulos, líneas o distancias, es capaz de guiar la mano para que presente todo lo que ve... pero no de otra manera que situándolo en perspectiva

El subrayado del final de la frase es mío. Porque esta frase de Miguel Ángel, con ese final condicionado, creo que resume todo lo que yo pueda decirle sobre cómoaplicar -sin peligro- sus conocimientos de perspectiva si, como espero, el contenido de este libro le ayuda a perfeccionarlos. Se trata, en resumen, de:

Dibujar y pintar a ojo, pero teniendo en cuenta la perspectiva.

Y tómelo con calma, pero entérese a fondo; porque éste no es un libro para leer y recordar simplemente, sino para leer y practicar para aprender. Le recomiendo, pues, que lea con lápiz y papel a mano, dispuesto a probar , a dibujar. Y hágalo a trozos, por etapas, sin prisas pero sin pausas, como una asignatura pendiente que no exige un examen ya, pero que deberá responder el día menos pensado cuando pinte un cuadro en el que cuente la perspectiva. 

 José M. Parramón. 
  




PDF/16.38mb/Español
(Enlace actualizado) Descargar PDF

1 comentario: