Lema


Si tú menosprecias la pintura, sola imitadora de todas las obras visibles de la naturaleza, de cierto que desprecias una sutil invención que, con filosofía y sutil especulación, considera las cualidades todas de las formas: Mares, parajes, plantas, animales, árboles, y flores que de sombra y luz se ciñen. Esta es sin duda, ciencia y legitima hija de la naturaleza, que la parió, o por decirlo de buen ley, su nieta, pues todas las cosas visibles han sido paridas por la naturaleza y de ella nació la pintura. Con que habremos de llamarla cabalmente nieta de la naturaleza y tenerla entre divina parentela.


Quien reprueba la pintura, la naturaleza reprueba, porque las obras del pintor representan las obras de esa misma naturaleza y, por ello, tal censor carece de sentimientos.

LEONARDO DA VINCI Tratado de Pintura.

swash"

martes, 15 de noviembre de 2011

Los Lápices de Colores


HISTORIA DE LOS LÁPICES DE COLORES

Se dice que comienza la historia en el año de 1564, cuando en un poblado de Cumberland, Inglaterra, se derrumbó un árbol, dejando restos de una masa de aspecto negro y mineral desconocida, la cual es llamada
actualmente “plombagina”. Dicho material fue muy útil para los pastores que buscaban administrar su ganado, marcándolo con dicho descubrimiento. Nada que ver con la mayoría de las aplicaciones de hoy ¿cierto?
Curiosamente, durante el siglo XVIII, las minas de grafito eran oro puro, y si los trabajadores tomaban material para otros fines destinados a los de la milicia, la Corona Inglesa castigaba hasta con pena de muerte. Por tanto uso… hubo una obvia escasez de grafito en Inglaterra. En 1750, Kaspar Faber, artesano de Baviera, mezcló el grafito con polvo de azufre, antimonio y resinas, hasta que dio con una masa espesa y viscosa que convertida en varita se conservaba más firme que el grafito puro. Kaspar llamaba "plomo" al grafito, un mineral de color negro agrisado, graso al tacto, compuesto casi exclusivamente de carbono y sumamente blando. Las primeras minas se fabricaron con varillas de grafito. Más tarde, se fue mejorando su calidad al incorporarle otras sustancias como el azufre y la arcilla que Conté le agregó en 1795 y que todavía se sigue utilizando.
Lothan Faber fue el primer personaje en patentar el primer lápiz de grafito en Alemania, quien adquirió las propiedades de lo que ya se había avanzado hasta ahora, lo demás, es historia. En 1795 el químico e inventor francés Jacques Conté, produjo por primera vez lápices hechos de grafito, molido con ciertos tipos de arcilla, prensado en barras que se horneaban en recipientes de cerámica, se rodeaban de madera de cedro. Por otra parte, se dice que el real inventor fue Josef Hardtmuth, quien se dispuso a cocer materiales y agregar cera para que dejara rastro en el papel.
Para 1812, William Monroe, de Massachusetts, fabricó la primer máquina que producía tablillas cilíndricas de madera entre 16 y 18 cms, la cual fue el modelo de producción actual del lápiz de color. Continuemos por definir qué es el lápiz de color en sí y su método de fabricación.

¿Qué es un Lápiz de Color?

El lápiz de color o policromo es un conjunto de materiales mezclados, procesados e integrados de varias sustancias minerales, como el grafito, la cera y la arcilla, para dibujar con ellos; es un barra de arcilla encerrada en un cilindro o prisma de madera. Conocidos comúnmente como lápices coloreados, éstos tienen centro de cera con el pigmento y otros aditivos. 
Múltiples colores se mezclan a menudo juntos. La variedad de un set de lápices de crayón se puede determinar por el número de colores únicos que contiene, pueden encontrarse en el mercado lápices de colores triangulares, hexagonales, redondos y hasta plástico-flexibles.
El lápiz de color es versátil y conveniente. Permite producir efectos variados desde finas y delicadas líneas, pasando por tramas paralelas, tramas cruzadas y tramas libres hasta zonas de sombreado denso.
Los lápices de colores han demostrado que son de gran utilidad para el boceto de lo que posteriormente se convierte en storyboards, ilustraciones, carteles, diseños varios, cuadros, en técnica mixta.


El lápiz de color se distingue porque…

Son bastante fáciles de utilizar en comparación con otras técnicas de ilustración, haciendo casi igual uso que el lápiz de grafito, sólo que se podría decir que el de color es más fino y con acabado más satinado.
Se utilizan para trabajos de baja escala, ya que el recubrimiento de los soportes es más superficial que los demás métodos, ya que el caolín impide que puedan tener más profundidad en los mismos, como contraste, los lápices de colores permiten un buen bosquejo y una mayor precisión de los detalles del “artwork”. Una desventaja a nombrar es que el producto crea una capa delgada nublada de cera, la cual se puede evitar haciendo buen uso del fijador. Otra característica representativa es su transparencia, esto quiere decir que se pueden realizar varias capas y combinar colores para obtener distintas tonalidades; se puede decir que los colores reflejan estados de ánimo de la obra en sí, definidos por su grado de tonalidades, impresión y presión.
Una cualidad que no comparten con ningún otro medio: con ellos podemos realmente dibujar (trazar líneas) y pintar (manchas de color), cómodamente. Por otra parte, los lápices de colores, en integración con otras técnicas, se utilizan como parte del proceso final para dar precisión, vigor, volumen y definición a la obra.
Hay lápices de colores acuarelables, los secos  y los sticks, bastones o “todo mina”. Los primeros se utilizan en técnicas que simulan los efectos de la acuarela, por ejemplo, para pintar plantas; los últimos mencionados para recrear los efectos del pastel o de trazo ancho.

¿Pero cómo llegan hasta nuestras manos tal y como son?

Este proceso se maneja por etapas, las cuales se resumen en los siguientes pasos:


1) Se pesan, mezclan y calientan los diferentes ingredientes que componen la mina, mezclando arcilla con grafito. La diferencia con los lápices de color reside que la arcilla se mezcla con caolín, cera y pigmentos de color especializados. Los pigmentos pueden ser naturales o artificiales; se extraen desde la cochinilla o las plantas hasta mezclas complejísimas en laboratorio.

2) La pasta que conforma las minas baja por un cilindro impulsado por un pistón que va extrayendo una tira fina con forma de espagueti, un cuchillo rotativo va cortando las minas a medida que van saliendo.

3) Las minas se introducen en una caja cilíndrica la cual a su vez, reposa en una estufa en la cual las minas secarán a extremas altas temperaturas.

4) A la par, se procesa la madera con la cual se visten las minas, esta madera llega en forma de tablillas compresas, rústicas. Una máquina marca las ranuras en las cuales irán insertadas las
minas.

5) Se aplica pegamento en las ranuras, para que éstas puedan sostener las minas.


6) Ya con las minas puestas, una prensa aplasta el contenido que ya tenemos.

7) Este prensado, pasa por una filosísima cepilladora, la cual es la que otorga la forma deseada al lápiz.

8) Por último, una máquina pinta los lápices de colores (todo en varias unidades a la vez) y otra graba la marca, el color y su número.

Presentaciones de lápices de colores

En el mercado existen muchas marcas reconocidas de lápices de colores, los cuales nos proveen de diversos surtidos e incluso de diversas formas (redondeados, hexagonales, etc.) y que se adaptan a técnicas específicas como aquellos llamados "acuarelables" con los que podemos crear acabados muy cercanos a las acuarelas, pero también, es posible utilizarlos como los lápices de colores de "punta seca", aunque ciertamente en esta técnica, los lápices acuarelables muestran un matiz un poco más "apastelado" que aquellos resistentes al agua que dan un colorido aún más vivo. Estas dos presentaciones son las más usuales, aunque la marca DERWENT, por ejemplo,  ha creado un surtido extenso de lápices de colores para fines profesionales que extiende las posibilidades técnicas como aquellos llamados "colores metálicos" capaces de dar unos toques lumínicos a las obras bastante interesantes, sobre todo si los trabajamos en soportes más bien oscuros; también tenemos aquellos colores "todo minas" o "bastones de colores" que alguna vez sacó la REXEL CUMBERLAND, con los cuales se puede aplicar el color en grandes zonas tal y como si se trabajara con pasteles; o los ergonómicos Albrecht Dürer de la FABER CASTELL... Así pues, cada marca ofrece tantas posibilidades como surtidos de lápices y ¡por supuesto! ajustado a las posibilidades económicas de cada quien o a la conveniencia, gustos y experiencia, así vemos cajas desde 12 colores, pensadas para aquellos que se inician en estas técnicas, hasta aquellas de 24, 36, 48, 60, 72, 76 colores que son consideradas los formatos standard de los profesionales, y aún están aquellos estuches lujosos de madera que contienen 120, 160, e incluso 200 y 240 colores para perderse en un verdadero concierto policromático!!! Aquí les doy referencias de mis marcas preferidas con las que he tenido el gusto de trabajar:


Staedtler: Fundada en el año 1835 la empresa cuya marca es hoy
sinónimo de diseño, técnica, funcionalidad y garantía de calidad.
tonos son bastante suaves, y el lápiz es algo cómodo, pero en caso de
sentirlo muy rígido, está la línea de los Staedtler Ergosoft, que es un
estuche de 24 colores, de cuerpo triangular y sumamente cómodos. Se
puede borrar con bastante facilidad siempre y cuando el trazo no sea
demasiado fuerte.















Faber- Castell: Lápices especialmente indicados para estudiantes, artesanos y
“hobbistas”
Forma ergonómica triangular.
Mina pegada a la madera
▪ Por el formato triangular en alguna de sus presentaciones y las esferas disminuye la tensión digital al dibujar.
▪Indicado especialmente para trabajar en superficies no
tradicionales como cartón, madera,
cerámica y metal


He aquí una edición lujosa de la Faber Castell la cual contiene 120 colores policromos, 120
colores Albretch Dürer acuarelables, un surtido de 120 pasteles y 60 más en lápices para detalles
y otro surtido más de lápices que muy bien pueden ser considerados auxiliares de la técnica.

Derwent: De todas las marcas quizás esta sea mi favorita puesto que realmente se han dedicado a un surtido inmenso de lápices para las llamadas "técnicas secas" y los lápices de colores tienen su preponderancia. Así tienen los llamados Inktense, son colores acuarelables pero con una vivacidad tremenda que recuerda precisamente a la calidad de la tinta china; están los watercolour los cuales, con ese nombre, casi no necesito hablar de ellos, pues, son prácticamente acuarelas prensadas en barritas de madera; tienen los llamados aquatones son barritas de color puro también acuarelables, aunque, para mis gustos, los encuentro algo rígidos, los metallic son colores casi mágicos, pues, proporcionan un brillo intenso y escarchado a las obras increible e igualmente, por extraño que parezca, son acuarelables ; luego le sigue la colección Artists y Studio digamos que son los colores standard de punta seca pero de muy buena calidad, hay estuches hasta de 120 colores, e igualmente de punta seca están los Coloursoft pero, a diferencia de aquellos, son mucho más dúctiles en el trazo y se puede crear con ellos texturas mucho más suaves; luego le seguiría los lápices pasteles y los pasteles en sí, pero ya habrá oportunidad de hablar de ellos.


Además de las colecciones mencionadas Derwent tiene prácticos estuches con surtidos mixtos
y carteras desplegables de cuero ideales para llevar cuando queremos dibujar al aire libre.

De los soportes para pintar con lápices de colores...


Los soportes para pintar con lápices de colores son tan extensos como marcas hay, pero se recomienda recurrir a aquellos soportes que no sean excesivamente rugosos o satinados, sino papeles acartonados de alta calidad. Se presentan tres clases de soportes, tomando como referencia la textura y coloración de su superficie.

1. Papeles de grano fino. Es el más recomendado ya que se produce
un trabajo suave, pero con excelente matiz.

2. Papeles de grano medio. Se utilizan para trabajos de formato grande
y donde se persigan las texturas como objetivo del mismo.
Hay más presencia del blanco del papel.

3. Papeles de grano grueso. Se utilizan para formatos muy
grandes, llamativos y expresionistas.

4. Papeles de color. Se utilizan para trabajos más avanzados
con el fin de crear atmósferas deseadas en las obras.  


He aquí un listado de marcas de papel reconocidas a nivel
internacional:

1. Arches, Canson y Canson Demi-teintes –este último considerado
de los mejores-. Francia.
2. Schoeller Parole, Schoeller Turm. Alemania
3. Fabriano. Italia
4. Whatman, Winsor & Newton. Gran Bretaña
5. Grumbacher. Estados Unidos
6. Guarro. España




Las técnicas para pintar con lápices de colores.

Técnica lineal o rayado: Utiliza la superposición de líneascruzadas que forman tramas, para conseguir valores, matices y contrastes; en las zonas con más intensidad se sugiere que se tracen más líneas.

Técnica tonal: Es el método más utilizado, trata de trabajar siempre de menos a más modelando volúmenes, se valora y se matiza “manchando” de color con el lápiz. Se puede aparentar un efecto de mancha conlíneas superpuestas, es lo más recomendable.

Técnica de superimposición: Se utiliza para demostrar la sensibilidad de los colores secundarios utilizando solamente colores primarios.


Estratificación: Consiste en dibujar ligeramente sobre
un cierto tono o color con el mismo producto u otro
diferente de manera que se siga viendo por debajo de
su zona original.


Técnica del frotagge: Se utiliza para crear texturas; se pone el papel
de dibujo encima de una superficie rugosa, madera granulosa o
veteada, o en su defecto, tela de saco. Luego se frota con el lápiz de
manera que el papel se marque la textura y el dibujo del material que
está debajo.

Técnica del grattage (o raspado): Primero se utiliza la técnica tonal
como base, luego, con mucho cuidado, se aplica una capa de color
oscura, se toma una lanceta y se trata de hacer un dibujo a línea del
modelo con la misma. Cada trazo realizado llevará la cera del segundo
color como consecuencia del raspado, quedando debajo y visible el
pigmento de la primera caja.


Técnica del esgrafiado: Se dibuja linealmente un modelo con lápiz
grafito en un papel vegetal fino, posteriormente, mediante un punzón de
punta roma o un bolígrafo, se repasan las líneas del lápiz, presionando para conseguir hendiduras en el papel de abajo. Al retirar el papel
vegetal, se habrá obtenido un dibujo a base de hendiduras, finalmente
se pinta en la cartulina lo que no sean dichas hendiduras mediante la
técnica tonal.


Técnica del blanqueado: este método busca aparentar el resultado
obtenido con la técnica al pastel, para esto se debe aplicar
intensamente el color blanco, sí, así sencillamente, al mero estilo de la
técnica tonal, ya que el color blanco tiene la característica de fundir
color y trazos, desapareciendo los efectos propios del grano del papel.


Técnica del bruñido: Se utiliza para incrementar el brillo de
los colores, después de haber ilustrado con los lápices se friega la superficie con un trapo o con el dedo para producir leve brillo. La acción de frotar aplana las fibras de papel, afinando los colores y hunde las partículas de pigmento, lo que está técnica hace supera a cualquier método de superposición de colores.


 




Existen más técnicas como el  revestimiento, el puntillismo y las gradaciones.

*******

...¡Y no faltaba más! para tener más claras estas técnicas y demás recursos de los lápices de colores les dejo las enseñanzas de alguien con una vasta experiencia en este y otros temas, me refiero, al libro de J. M. Parramón: Así se pinta con lápices de colores. ¡Qué lo disfruten!


3 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho soy ilustrador y he encontrado algunos puntos muy interesantes en tu blog lo seguiré observando de vez en cuando. Te agradecería que le dieses un vistazo al mío y me des algún consejo para mejorar Un saludo

    ResponderEliminar
  2. genial el blog!!gracias por la informacion,fue de gran utilidad!saludos

    ResponderEliminar